YouTube intensificará el control de contenidos | CAAM
18109
post-template-default,single,single-post,postid-18109,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

Actualidad

YouTube intensificará el control de contenidos


El éxito puede causar problemas, una lección que está aprendiendo rápidamente YouTube. En dos posteos realizados en su propio blog, la CEO de la plataforma de videos perteneciente a Google, Susan Wojcicki, prometió que la empresa será más “proactiva” en la prevención de los abusos que algunos usuarios cometen en el sitio. Entre ellos, la aparición de material adulto o que bordean la pedofilia en canales diseñados para los más chicos. O los videos de extremistas políticos, que han sido un enorme problema. Entre las medidas más inmediatas, está la desactivación de cuentas reportadas como abusivas y ampliar la planta de revisores de contenidos a 10.000 a nivel global.

Por otro lado, YouTube utiliza tecnología “machine learning” (es decir, desarrollos de inteligencia artificial que les permite a las computadoras aprender sin que se las programe explícitamente para una tarea) para encontrar y dar de baja videos que violen sus normas. En ese sentido, se informó que en el último año la cantidad de videos eliminados por la firma llegó a los 150.000 mensuales, no sólo de contenido adulto sino también de extremismo y violencia política. Según las cuentas de la firma, si no hubieran contado con estas herramientas informáticas, la revisión y el borrado de los videos habría requerido el trabajo de 180.000 personas durante cuarenta horas seguidas. Esto muestra el grado de control necesario para mantener el sitio libre de problemas.

Pero entre las palabras de Wojcicki hay un párrafo interesante. Dice: “Queremos aplicar cada vez más un criterio curatorial manual, porque eso sirve sobre todo a quienes publicitan en YouTube y a los creadores originales que, en un entorno más estable, pueden tener también un control más estricto de sus ganancias”. Dicho en otras palabras, si bien la violación de la política de contenidos es un problema, sirve también como excusa para seleccionar el material que ingrese en la plataforma de un modo mucho menos “democrático” (y más orientado al negocio) de lo que se suponía que era en los inicios. La publicidad vuelve a ser el eje del negocio de contenidos -aunque, como es claro- no en el sentido en que lo fue para la televisión de aire décadas atrás.

YouTube sigue siendo el sitio de referencia en Internet para el contenido audiovisual generado por los usuarios. El problema de su éxito consiste en que, solamente para su mantenimiento -y en la medida en que sigue creciendo su base de contenidos de manera constante- tiene que realizar permanentes inversiones en tecnología (servers, por ejemplo) que deberían de sostenerse mediante ingresos. Y esos ingresos aparecen -como siempre- por vía de la publicidad. Cualquier contenido inapropiado “hiere” a la marca y hace que el anunciante no quiera verse asociado a ella. Así que ese es también el dilema a resolver: cualquier contenido puede atentar contra el negocio.

Fuente: BAE