La experiencia | CAAM
933
post-template-default,single,single-post,postid-933,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

Informes Especiales

La experiencia


Las cadenas de cine y salas multipantalla se adaptan a las nuevas exigencias tecnológicas incorporando nuevos componentes sensoriales y atributos para mantener cautivo a un público, que tiene una gran variedad de alternativas a la hora de elegir una salida recreativa.

Los esfuerzos de marketing son destinados a fortalecer la “experiencia” de ir al cine en vivo, además de combatir la creciente piratería que golpea el mercado actual.

En relación a las motivaciones que impulsan a los espectadores a elegir el cine como actividad de esparcimiento, aparece enfatizada la “experiencia” sensorial que sólo tiene lugar en la sala, muy difícil de replicar en otro contexto.

La calidad de imagen y sonido es el atributo más valorado dentro de la sala. Lo afirma el 14% de quienes asisten al cine una vez al mes, según el estudio TGI (1).

El público

En los últimos años la venta de tickets cayó y en el mejor de los escenarios se mantuvo estable. Para frenar esta tendencia los especialistas del mercado trabajan en reinventar la propuesta, ofreciendo nuevos formatos cómo el 3D o el IMAX. A ésto se le suma el lan- zamiento de cines con un entorno diferente al tradicional: ya se inauguraron en el país 2 salas Premium (butacas más cómodas y propuesta gastronómica incluida) y van por más, ya que para el 2010 hay proyectado construir 4 salas más.

La audiencia del cine se ha ido modificando. Los cambios en el diario de actividades y el acceso a los contenidos (de forma ilegal) hacen que pierda fuerza la asistencia del público joven. Los adultos y familias “tipo” concurren más asiduamente, mientras que los adolescentes son atraídos por las películas de taquilla.

El pico de asistencia al cine coincide históricamente con las vacaciones de invierno, período en el que el promedio de espectadores por semana supera el millón y medio. El mismo durante el resto del año desciende a quinientos mil espectadores.

El 2009 fue aún más complicado: la concurrencia se comportó diferente, mermando como consecuencia de la Gripe A (N1H1). Esta “crisis” que sufrió el mercado, comenzó a revertirse a partir julio, mes coincidente con el receso escolar.

Los desafíos del cine

Ir al cine sigue siendo percibido como una salida cara. Esta es una de las principales barreras a derribar por la indus- tria. La salida y los gastos complementarios (estacionamientos, golosinas y comer antes o después de una película) fomenta a que exista esta percepción.

Las promociones son un fuerte ele- mento estratégico para derribar esta barrera: El 3.5% de los asistentes al cine una vez al mes, consultados por TGI (1) afirman que los descuentos especiales son muy importantes al momento de tomar la decisión de ir al cine.

La cercanía de la sala al hogar o lugar de trabajo es el más relevante entre los factores tenidos en cuenta: declarado por el 35% de los asistentes al cine una vez al mes.

Las salas multipantalla miran el futuro con optimismo a través de un producto mejorado y con un diferencial bien definido: “vivir” el cine como experiencia sigue siendo muy difícil de replicar en otros contextos.

Fuentes: (1) TGI FUENTE SINDICADA (10.173 casos) / (2) Datos de Espectadores del INCAA.

Compartir:
Tags: